Pulsera creada a mano con un tenedor antiguo de plata, modificado para convertirlo en una pieza única cuyas púas dibujan un diseño asimétrico pero dinámico y fluido, donde parece que sus púas estén en movimiento. Y terminado con el engaste de una turquesa tibetana en forma circular soldada en el centro del tenedor de plata.

Esta es una pieza única, cuyo acabado lo he creado en tono mate, si prefieres que tu pulsera sea brillante haz el comentario a la hora de hacer tu pedido.

En el caso que te gustase este diseño u otro diferente con otra piedra puedes hacer un encargo personalizado.

TURQUESA

La turquesa es una sanadora muy eficaz que ofrece bienestar al cuerpo y solaz al espíritu. Es una piedra protectora, y ha sido usada para hacer amuletos desde tiempo inmemoriales. Esta piedra fomenta la sintonía espiritual y potencia la comunicación con los mundos físico y espiritual.

Es una piedra de purificación que disipa las energías negativas y limpia la bruma electromagnética, proporcionando protección contra los polucionantes del medio ambiente. Equilibra y alinea todos los chacras con los cuerpos sutiles y sintoniza el nivel físico con el espiritual.

Según el pensamiento tradicional, la turquesa une la tierra y el cielo, unificando las energías masculinas y femeninas. Esta piedra es empática y equilibradora, promueve la autorealización y ayuda a resolver problemas creativamente.

º

Estas pulseras se pueden abrir y cerrar para ajustarla a la altura que quieras del antebrazo y la muñeca, quedan muy bonitas tanto de pulsera como de brazalete.

Más ancha del diseño del tenedor  4 cm, tamaño aproximado de la pulsera (ajustable) 6x6cm