Collar Vasthi Ante Labradorita

62.00 IVA incluido

1 disponibles

Precio del producto
IVA incluido
Total de opciones adicionales:
IVA incluido
Total del pedido:
IVA incluido

Esta pieza única, está creada con una parte extraída de una cuchara sopera antigua bañada en plata, aplanada y cortada con forma de media luna. Sobre la que he engastado con plata una labradora ovalada  y para acabarlo este diseño lleva un cordón de ante tono beig, que dibuja una línea en la parte superior del colgante para aportar más carácter y personalidad al collar, además la parte que sujeta la piedra lleva unos puntitos repujados a mano que lo hacen super especial.

Este cordón de cuero se puede ajustar a la altura que quieras ya que el sistema de cierre es una chafita bañada en plata que puedes deslizar sobre el cordón para acortar o alargar tanto como te apetezca en cada momento, lo que convierte en esta pieza en un collar muy versátil y único.

El acabado del colgante es en pulido mate, si lo prefieres más brillante solo tienes que dejar una nota en tu pedido.

LABRADORITA

La labradorita es verdaderamente un mineral bello y fascinante. Su encanto está comprobado cuando lo giramos para observarlo desde la posición adecuada hasta que destella su brillante iridiscencia —lo que algunos denominan labradorescencia por ser tan típica suya—. Presenta en estos brillos un rango de colores desde el azul al violeta, a veces con verdes, amarillos o naranjas, según la variedad, incluso algunos raros especímenes muestran todos estos colores simultáneamente.

Es una piedra altamente mística y protectora, desvía fuerzas no deseadas del aura y forma una barrera ante las energías negativas. Puede llevarte a otro mundo o a otras vidas, ya que es una piedra muy esotérica que facilita la iniciación a los misterios. La labradorita alinea los cuerpos físico y etérico, estimula la intuición y los dones psíquicos. Psicológicamente disipa miedos e inseguridades. Fortalece la fe en el yo y la confianza en el universo. Calma la mente hiperactiva y energetiza la imaginación, aporta también contemplación e introspección. Ponla en el chacra corazón superior o sostenla o colócala donde sea apropiado.